Bienvenido a la familia ESVICSAC, Marko Carrillo

Nuestra familia ESVICSAC, partidaria de la formación de excelencia para la calidad en el servicio y la satisfacción del cliente, presenta a Marko Carrillo, deportista peruano ganador de la medalla de bronce en tiro rápido en los Juegos Panamericanos Lima 2019, como miembro de nuestro equipo de instrucción.

En la siguiente entrevista, Marko nos cuenta sobre su carrera deportiva y su nueva etapa como instructor de tiro en ESVICSAC.

Marko, ¿cuál es el primer recuerdo que tienes relacionado al deporte que practicas?

MC: Siempre me he visto en un campo de tiro. Desde que era niño he acompañado a mi padre a los campos de tiro en los diferentes campeonatos nacionales y regionales, en los que lo veía competir y salir victorioso. Estos son los recuerdos más gratos que tengo de mi niñez.

¿Desde qué edad comenzaste a practicar el deporte de tiro?

MC: Con la ayuda de mi padre y mi abuelo comencé a practicar este deporte desde más o menos los 5 años de edad, que fue cuando ya tenía un poco de fuerza y uso de razón para poder sostener un arma.

Acabas de mencionar que tu abuelo también fue tu guía en este deporte, ¿fue él quien comenzó con la historia de los Carrillo en el deporte de tiro?

MC: Mi abuelo, Victor Carrillo Chávez, quien fue policía de la Guardia Civil e integrante del equipo nacional de fusil y luego de carabina, tiene mucha trayectoria en el tiro deportivo. Fue él quién llevó a mi padre por el camino del deporte de tiro. Ahora este deporte se lleva como una herencia en mi familia, de generación en generación. Hace algún tiempo, mi hija de 8 años viene practicando tiro y me ha dicho que algún día le gustaría representar a nuestro país así como lo hago yo.

¿Cuál fue tu primera experiencia profesional como atleta deportivo?

MC: El tema de la profesionalización del deporte acá, en el Perú, es un poco complicada. Es un paso, que al principio, le cuesta mucho dar al deportista. La primera vez que yo representé al Perú fue en el Sudamericano 2013 en Buenos Aires. En ese momento yo todavía estaba terminando mis estudios y trabajaba para una entidad bancaria del sector privado en paralelo. El tiro era ya un tema de alto rendimiento pero no dedicaba todo mi tiempo a ello. Sin embargo, las cosas cambiaron para los Juegos Olímpicos de Río 2016. Había decido dedicarme al 100% al tiro de manera profesional, todo gracias al apoyo del Instituto Peruano del Deporte (IPD) y a las empresas que se suman a esta causa por conseguir más logros para el Perú.

¿Cuál es tu motivación?

MC: Ya tenía a mi hija cuando comencé de manera profesional en el tiro, y como padre uno quiere dejar un recuerdo que trascienda en el tiempo, dejar algo que los hijos puedan recordar más allá de una buena relación como padre. Mi hija y mi hijo son siempre mi motivación a ser mejor en todo, y no tan solo en el deporte, también como persona.  Mi familia, mis hijos, mis padres y mis hermanos son los pilares de cualquier logro que yo pueda tener, de cualquier satisfacción para el país que pueda dar.

¿Cuál ha sido tu mayor reto?

 MC: La preparación para los Juegos Panamericanos Lima 2019. Este fue un año difícil en cuanto a la preparación, porque se enfocaron todos los recursos a la infraestructura de los diferentes escenarios que se necesitaban para llevar a cabo estos juegos. Esto provocó que haya menos preparación, vale decir que para nosotros la preparación son competencias en el extranjero, las que en este año, han sido muy pocas. Adicional a esto, estaba la presión por ser anfitriones, no solo teníamos que dar un buen espectáculo para el público, sino que también teníamos que pelear las medallas y buscar la clasificación a las Olimpiadas de Tokio 2020. Con todo esto, se dio lo mejor y se logró obtener la medalla de bronce y conseguir la cuota para los Juegos Olímpicos, sin duda, este ha sido el mayor reto en mi carrera deportiva.

¿Cuál es el triunfo que consideras más significativo?

MC: En abril del año pasado sufrí un accidente de tránsito y me fracturé la clavícula derecha, me operaron y los doctores me dijeron que no podía competir durante 6 meses, eso significaba para mí, perderme los Juegos Sudamericanos en Cochabamba (Bolivia) y la clasificación a los Juegos Panamericanos, que coincidentemente tenía en ese tiempo. No había pasado ni un mes y medio de la operación, cuando viajé, prácticamente sin la venia de los médicos, a competir en los Juegos Sudamericanos. Gracias a Dios, logré obtener dos medallas, una de oro y otra de plata. Bajo esa adversidad y esas circunstancias, creo que ese fue uno de los logros más importantes de mi carrera deportiva.

Ahora cuéntanos sobre tu nueva etapa aquí, en ESVICSAC, como instructor de tiro.

MC: Estoy muy contento por esta oportunidad, espero aportar con mi conocimiento de tiro a todo el personal con el que vamos a empezar el trabajo de instrucción. Tengo expectativas altas porque sé lo bien organizados que están y conozco bien los objetivos de la empresa. Quiero que el trabajo esté bien programado para que los agentes puedan tener mayor conocimiento sobre el manejo de armas, las tácticas que existen para el uso de estas y apoyar en su formación en general como agentes. Nuestra meta es lograr que sean mejores, no tan solo como trabajadores, sino también como personas. Pretendo llegar a conocerlos y que ellos me conozcan, y así forjar una buena relación con cada uno de ellos.

Acerca de Marko Antonio Carrillo Zevallos

Administrador Financiero de profesión. Nació un 4 de julio de 1988, en Lima – Perú. Deportista profesional de tiro en la modalidad pistola, representa al Perú en el deporte de tiro desde hace 6 años. Dentro sus principales logros están la medalla de bronce en los Juegos Panamericanos de Toronto 2015, la medalla obtenida recientemente en los Juegos Lima 2019, la clasificación a los Juegos Olímpicos de Rio 2016 y el de Tokio 2020.

Los Carrillo en ESVICSAC

Marco Antonio Carrillo Palomino, padre de nuestro instructor de tiro Marko Carrillo, también formó parte de nuestra familia ESVICSAC en los años 1994 – 1995 como instructor de tiro.

El Sr. Carrillo, capitán del Ejército peruano en situación de retiro, tiene más de 30 años como deportista calificado, es Campeón Nacional, Campeón Bolivariano y Campeón Sudamericano. Actualmente es entrenador de la selección nacional.